Higiene

Higiene
0 17 abril, 2015

HIGIENE

EL PELO

  • Desde pequeños debemos habituarlo al cepillado, con el tiempo a la mayoría de los gatos les acaba gustando, lograremos así despojarle de los pelos muertos, al mismo tiempo que evitamos que se esparzan por toda la vivienda.
  • Es necesario cepillar al gato una vez por semana para los de pelaje corto y más regularmente para aquellos con pelaje más largo.
  • En épocas de muda es imprescindible todos los días, pues es cuando desprenden mayor cantidad de pelo.
  • Si no los cepillamos habitualmente pueden aparecer las “bolas de pelos” que causan problemas intestinales y de estómago dando vómitos y trastornos en la defecación.
  • Se puede usar también malta, que facilita la expulsión de los pelos ingeridos, una vez en semana.
  • Si queréis bañarlos hay que acostumbrarlos desde pequeños, cuando se haya terminado el protocolo de vacunación y con una frecuencia no superior a un mes, es lo aconsejable. Siempre utilizaremos champús específicos de gatos ya que su piel y su pelo tienes unas necesidades diferentes al humano. El baño debe hacerse con tranquilidad y delicadeza empezando con agua templada por sus patitas.

LAS OREJAS

  • Normalmente, en gatos recomendamos las limpiezas cuando el propietario las encuentra sucias, o una vez en semana en aquellos gatitos propensos a producir más cerumen de lo normal.
  • Las limpiezas se realizan con limpiadores de oídos específicos para gatos gasas o toallitas destinadas para ese uso.
  • Si tu gato se rasca a menudo, le duele, presenta exudados negruzcos o mal olor puede presentar una otitis, llévalo al veterinario lo antes posible.

LOS OJOS

  • Con suero fisiológico, lágrimas artificiales y gasas si vemos que lagrimean.
  • Los gatos chatos y persas necesitan una higiene diaria de los ojos. Por el entropión habitual de la raza o la obstrucción de los lagrimales suelen presentar epífora (lagrimeo excesivo) por lo que hay que limpiarles a menudo con gasas o toallitas para que la piel periocular no se irrite por el exceso de humedad.
  • Si se ves legañas verdosas o amarillentas y tu gatito suele cerrar los ojitos, será el momento de una consulta oftalmológica.

LAS UÑAS

  • Se pueden cortar cada tres semanas aunque a la mayoría no les gusta nada y les produce mucho estrés, tendrás que acostumbrarlo desde pequeñito.
  • Lo ideal es habituarlo a los rascadores y motivar la conducta de juego cerca de ellos para que se acostumbren a usarlos.
  • Se pueden poner torres de rascadores, alfombras, postes de cuerdas…siempre cerca del lugar de juego y descanso del gatito. El rascador debe ser asequible y no estar escondido, que aunque queda más estético debajo de una escalera por ejemplo, a tu gatito le va a gustar más tenerlo en el salón o la habitación donde suele hacer más vida.

 

FUENTE

Publicado en Gatos por Jessica González

Deja un Comentario

7 − 2 =